Deja de ser impertinente y pon aparte tu móvil, el mundo digital puede esperar

¿Recuerdas los buenos viejos días, alrededor de mediadosRUDE del 2000, cuando la mayoría de teléfonos de las personas sólo les alertaba de llamadas entrantes y el mensaje de texto ocasional?

Después de un vistazo de dos segundos, se sabía que no estabas en demanda desesperada, y que eras libre de deslizar el móvil de nuevo en tu bolsillo o bolso (o funda de móvil, si eras un gran geek). ¡A continuación, volvías a estar en situación, atendiendo a un concierto estridente o asistiendo al funeral de tu abuela María!.

Ahora estamos más estúpidamente disponibles, y un control del teléfono, implica como mínimo, ver tu correo electrónico, escanear menciones de Twitter, hojear comentarios del blog y  acechar de la pared del Facebook de ese tal individuo.

Incluso si no hay nada notable en cualquier lugar digital, seguimos tocando  – leyendo los últimos titulares, comprobando el tiempo (a menudo, de manera desconcertante, mientras estamos fuera o cerca de una ventana), u  ordenado la compra del conjunto más querido de esa colección en eBay. Ya sabes, lo de siempre.

El año pasado, un estudio incluso insinuó que los bits de información fresca podrían engancharse en el sistema de recompensa del cerebro, arrojando luz sobre cómo la adicción a tu teléfono es análoga a la del whisky o el tabaco que despachaste el fín de semana pasado. (¡Saben tan buenos!.)

El problema, por supuesto, es que hojear constantemente  el teléfono es una  grosera costumbre – una clara señal de que su recepción es más importante que cualquier otra cosa que está sucediendo aquí y ahora.

Observa lo siguiente: 10% de las personas más jóvenes de 24  creen que está bien comunicarse por texto durante el acto sexual, de acuerdo con el sitio Retrevo de compra y crítica del consumidor. Eso trae un significado totalmente al término multitarea.

Pero a menos que estés incluído entre ese 10% anteriormente mencionado, hay esperanza para tí todavía. Podemos sugerirte que enfundes el cañón de comunicación durante las siguientes situaciones …

En el restaurante

Poner el teléfono de pantalla en la mesa es igual que pedir postre – una persona lo hace y todo el mundo sigue el ejemplo. No importa que los teléfonos no pertenezcan a la mesa. Tan pronto como un texto aparece o una llamada llega, todos en la mesa se encuentran atrapados en el limbo de la conversación, mientras tienes tu propio tete-a-téte digital.

Si debes permanecer accesible por fuerza, sólo tienes que hacer un gran show de ello: “Lo siento mucho, debo tener mi teléfono al alcance. Se supone que Laura debe llegar pronto, y  no quiero perderla.”

Los otros verán el punto. O si no, o te van a cargar con la cuenta. No te preocupes, lo más probable es que estés demasiado distraído por FourSquare para darte cuenta.

En la acera

Es normal caminar y hablar con el teléfono 66353C3572FD8F177F52151794C97pegado a la oreja. Las investigaciones han encontrado que es más probable consigas ser atropellado mientras balbuceas, pero bueno, ese es un riesgo que tomas. Sin embargo, metiendo la barbilla hacia el pecho y tambaleándote mientras revisas las actualizaciones de Match.com o compruebas la lista de Facebook  es un tanto estúpido (¡coches!), y desagradable.

Todo es tener conciencia acerca del espacio: Los que andan surfeando tienden a maniobrar de un lado a otro, haciendo imposible de pasar por las aceras llenas de gente. Estaciona fuerade la corriente y contra una pared, termina tu tiempo de teléfono y guarda tu móvil en el bolsillo antes de volver a entrar en la corriente zombie de la humanidad de peatones.

Una solicitud especial a aquellos de ustedes que viven en ciudades con Metro o Subte-: Sé que estás super ansiosos por irrumpir al aire fresco y llegar a la zona de servicio, pero por amor de Dios, espera hasta que hayas subido las escaleras para prestar atención tu móvil.

Tu lenta ascensión está agobiando a los montones de ya cansados usuarios del transporte público. Un día te atropellarán hasta la muerte, y todos los zombies antes mencionados probablemente te pisoteen con sus suelas, totalmente distraídos.

Cuando cosas estupendas están sucediendo

Modales aparte, aquí está el gran peligro al llenar todos tus ratos libres con un cybercheck: Con el tiempo, tiempos muertos pero perfectamente interesantes  (sentado en un banco del parque, viendo gente en un café) se convierten en excusas para ocuparte con la pantalla táctil.

Procura pasar una semana sin necesidad de utilizar tu plan de datos. Imagina que estás de vacaciones en el extranjero y no puedes pagar la tarifa. Apaga Empuje y Búsqueda y todos los otros verbos enfáticos que traen inútiles actualizaciones de Facebook y nuevos mensajes de correo electrónico a tu atención, como un gato que deja caer con orgullo un roedor especialmente fresco a tus pies. Sujétate a las llamadas telefónicas y mensajes de texto y comprueba todo lo demás exclusivamente desde un ordenador.

Verás los transeúntes, no píxeles, cuando estás montando en un coche; gorriones, no una pantalla, cuando estás esperando afuera para encontrarte con un amigo. Y harás el descubrimiento liberador (aunque deprimente)  de que cuando enciendas tu e-mail de nuevo, el mundo ha seguido girando sin novedad.

Estas cosas se tratan mejor cuando estás en tu escritorio y supuestamente trabajando.


Noticias relacionadas:

  1. QuantumFilm puede cambiar la manera en que tu cámara del móvil toma fotos Hace dos días en DEMO, fuimos sorprendidos por una presentación…
  2. Aplicación de móvil te señala los amigos cercanos de Facebook y Twitter Face2Face introduce la conciencia de proximidad a las aplicaciones de…
  3. 5 maneras en que Foursquare está cambiando el mundo Algunas veces los cambios más pequeños  en el statu quo…

Visto en: redessociales10.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>