Conducir siendo tetrapléjico gracias a la tecnología

Resulta increíble cómo la tecnología puede llegar a cambiar nuestras vidas. Parece que ha pasado un siglo desde que empezamos a cacharrear con el ordenador con juegos que nos parecían tan emocionantes antes, como la famosa “snake”, que ahora nos resultan de lo más simple. Y es que la tecnología evoluciona a pasos agigantados, ya lo hemos comprobado con la infinidad de aplicaciones para teléfonos inteligentes o diferentes programas informáticos que nos proporcionan una serie de facilidades y comodidades nunca antes vividas.

Es cierto que el imparable progreso tecnológico tiene aspectos positivos, pero también negativos. La falta de atención, el aislamiento social y el conformismo arraigado en el ser humano son algunos de ellos. Pero, también tiene muchas ventajas, entre ellas destaca uno de los mayores logros tecnológicos conseguidos en la historia, que muchos podrían calificar de milagro.

Se trata del proyecto SAM (Semi-Autonomous Car), que ha conseguido que un tetrapléjico pueda volver a conducir. Una noticia que revela y muestra cómo la tecnología ayuda a mejorar la vida de las personas.

Durante 11 meses, compañías como la estadounidense Arrow han trabajado para adecuar un coche Corvette Stingray a las interacciones de su conductor, para que a éste le sea posible conducirlo. La primera persona en comprobar si funcionaba este “milagro” ha sido Sam Schmidt, un expiloto de la Indy Racing League que sufrió un gravísimo accidente hace 14 años que le impidió volver a las carreras.

Sam ha vivido en su propia piel la posibilidad de conducir a través de las señales o interacciones que emiten determinadas partes de su cuerpo en contacto con el coche. El funcionamiento es sencillo: se colocan unas cámaras de infrarrojos en el interior del vehículo y al conductor se le pone una gorra que reflecte esos rayos. Y es mediante los movimientos que realice con la cabeza o con la boca cuando el coche “obedece sus órdenes”.

Así, si quiere girar hacia la izquierda o la derecha bastará con mover la cabeza en esos sentidos y, si lo que desea es frenar, deberá morder un sensor que llevará en la boca.

Se trata de un gran avance tecnológico y social que puede suponer grandes cambios en la vida de las personas con dificultades.

El mundo de la tecnología evoluciona y cambia de un día para otro haciendo, en muchas ocasiones, la vida más fácil a las personas.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>